Página Principal Quienes Somos Publicidad Bolsa de Trabajo ProveedoresLinksMapa del SitioContacto
RSS

Entrevista con Facundo Conte: Protagonista de su propia historia

Enviado por administrator el Dom, 07/04/2010 - 13:49.      Enviar NotaEnviar nota    Imprimir NotaImprimir nota
Por:María Eugenia Candal / SOMOS VÓLEY
Facundo-Conte-en-la-recepcion.jpg
Facundo Conte en la recepción.
Facundo con su padre Hugo Conte.jpg
Facundo_Conte_en_el_servicio.jpg
Facundo_Conte_Nico_Uriarte_Rodri_Quiroga_ y_Hugo_Conte_V.jpg
Hugo_y_Facundo_Conte_en_Ros.jpg

Desde que apareció en el vóley debió padecer y disfrutar a la vez ser el hijo de Hugo Conte, consagrado como uno de los mejores jugadores de la historia. Mientras él crecía vio a su papá haciendo historia en Italia, en la Argentina y en la Selección. Pero hoy los roles han cambiado.

Con 18 años recién cumplidos, Facundo Conte ya disfrutó de una experiencia de A2 Nacional con ascenso incluido, dos sudamericanos juveniles con la Selección y un Mundial, en el que se destacó y terminó como el cuatro máximo anotador. Como si fuera poco, en diciembre viajará a Italia para jugar en el Catania dirigido por su padre en su primer desafío en el vóley internacional.

-¿Qué balance hacés del Mundial de Menores?
-Es definitivamente positivo, hicimos un gran torneo. Sin embargo, nos quedamos con la sensación de que podríamos habernos llevado una medalla porque estábamos a la altura de poder hacerlo. Volvimos muy contentos, pero no del todo satisfechos y el hecho de ser concientes de que estaba al alcance nuestras manos llegar más lejos hace que no le demos la importancia que realmente tiene el cuarto puesto que conseguimos. Lo bueno es que notamos nuestra gran evolución y ahora solo hay que creer en eso para poder seguir creciendo.

-En lo personal ¿En qué aspectos notás esa evolución?
-Al igual que todos los chicos, mejoré mucho desde el sudamericano del año pasado gracias al trabajo intensivo que nos hicieron, específicamente en mi caso, por ejemplo en la recepción. Pude afianzarme en este rubro para poder estar dentro de la cancha aún con saques tan fuertes como lo eran los de nuestros rivales en Tijuana y terminar con un promedio del 50% de pelota perfecta.

-¿Qué significó para vos terminar como el cuarto máximo anotador del Mundial, incluso con gran cantidad de puntos ante rivales que son potencia? ¿Sentís que fue el torneo que confirmó tus condiciones?
-Creo que superé mis propias expectativas porque no venía bien físicamente por problemas en las rodillas, pero a la hora de jugar pude dejar de lado esos dolores. Agradezco al cuerpo técnico que me bancó en todo momento por más que en la gira previa no estaba en mi mejor nivel. Jamás pensé que a Francia, el campeón europeo, iba a hacerle 30 puntos o ante otros rivales difíciles iba a rondar los 20. En gran parte eso fue gracias a la confianza que se creó entre Nico (Uriarte) y yo porque me tira mil pelotas por partidos, así que él también tiene parte de los méritos.

Antes del Mundial pensé que no iba a estar a la altura de los mejores jugadores del Mundial, pero a medida que se fue dando el torneo me di cuenta que era todo muy parejo y tomé confianza. El trabajo del grupo fue fundamental también porque uno sólo no juega, necesita quien le ponga el pase lo mejor posible, un armador que arme la pelota donde tiene que estar y saber a la hora de atacar que el equipo confía en cada uno de sus jugadores para hacer la cobertura y salvar la pelota en caso de no poder cerrar el punto en el primer ataque.

-Más allá del apoyo como padre ¿Qué significó el hecho de que Hugo Conte, reconocido mundialmente y con el peso propio que él tiene, estuviera en México viéndote él a vos jugando un Mundial?
-Me sirvió mucho y no fue una presión. En cuanto al vóley, el va a ser mi entrenador ahora, me pudo ver jugar al 100% de mis condiciones y está bueno que vea que estoy a la altura del torneo que vamos a jugar en Italia Para mí fue muy positiva su presencia porque me daba muchos consejos para lo deportivo, pero también en lo psicológico. Sabe mucho y eso me da confianza de todo lo que diga porque sé que va a ser así.

-¿Con qué expectativas vas a afrontar este nuevo desafío de ir a jugar a Italia?
-El Torneo empieza el 30 de septiembre pero yo viajo recién en diciembre una vez que haya terminado el secundario. Sé que es una Liga muy importante y exigente pero creo que puedo usarlo para aprender y mejorar mucho porque cuando entrenás y jugás a un nivel alto, es inevitable la mejora.

Al equipo voy como uno de los puntas receptores, el tercero, y también está Rodrigo Quiroga, que va a ser el primer punta. Estoy muy contento y ansioso por ir allá porque viví tantos años viendo a mi viejo jugar la Liga italiana que ahora lo quiero vivir por mi mismo. Además, va a ser una gran experiencia por el hecho de que está mi papá de entrenador y yo de jugador y para ambos son desafíos nuevos. Espero poder disfrutarlo al máximo y, por sobre todas las cosas, mejorar para ser cada día un mejor jugador.

-Tenés 18 años y ya un camino bastante largo recorrido en el vóley. ¿A veces no te asusta lo rápido que se te está dando todo?
-La verdad que sí. Cuando me enteré que iba a jugar a Italia me asusté y le pregunté inocentemente a mi viejo si no era demasiado para mí que no todavía no había jugado siquiera una Liga en Argentina. Pero después me encantó la idea pensando en que solo algunos jugadores argentinos pueden jugar en Italia y ser uno de esos pocos me enorgullece muchísimo.

Estoy sumamente ansioso por empezar mi temporada allá, para poder saber lo que se siente ser un jugador profesional ya que siempre jugué dependiendo de mi escolaridad y eso me afecto muchó. Ahora voy a estar solo para el voley y eso me da muchísima felicidad y alegría porque es lo que amo.