Página Principal Quienes Somos Publicidad Bolsa de Trabajo ProveedoresLinksMapa del SitioContacto
RSS

El voleibol, el accidente más amado de María del Carmen Rangel

Enviado por administrator el Lun, 02/28/2011 - 09:49.      Enviar NotaEnviar nota    Imprimir NotaImprimir nota
Por:Mariana García Cárdenas / El Cambio de Michoacán
maria_del_carmen_rangel_tapia_voleibol.JPG
María del Carmen Rangel Tapia, entrenadora de voleibol de renombre en Morelia. (2011-02-25)

28 de Febrero 2011, Morelia, Michoacán.- Instruye con el ejemplo. Fue una destacada voleibolista que llegó a selección nacional y a ser la número uno del ranking nacional de voleibol de playa, su temperamento es fuerte, es aguerrida de nacimiento y amante del deporte por vocación, ella es María del Carmen Rangel Tapia.

Quien hoy en día es una entrenadora de voleibol de renombre en la entidad al lado de su esposo, Luis Miguel Vázquez, mejor conocido como “Layo”, han entrenado a cientos de jóvenes, innumerables generaciones, han dedicado toda su vida primero a la práctica y luego a la enseñanza del voleibol, la especialidad en torno a la cual gira toda su vida.

Pero para María, el voleibol le llegó como un accidente. Hay un dicho que reza que cuando no es para ti, ni aunque te pongas, y cuando es para ti, aunque te quites y eso fue precisamente lo que le ocurrió a ella.

Su sueño máximo era ser nadadora, la mejor a ser posible. Llegó al IMSS en busca de entrar a natación pero nunca pudo hacerlo porque el cupo estaba lleno; también quiso patinar y de niña se compró unos patines, pero un día se cayó tan fuerte, que su madre regaló sus patines.

Nadar no pudo ser, entonces Mari, ante esa negativa de la vida, entró a cocina y a voleibol.

“Las muchachas que estaban, como siempre, como aquí pasa con mis alumnas, llega una nueva y no la dejan ni agarrar el balón, yo no sabía nada de volei y me daba coraje que no me dejaban agarrar el balón y dije para mi, me voy a enseñar a jugar nada más para demostrarles que yo puedo hacer, no solamente lo que ellas hacen sino mucho más, por eso me metí y hasta la fecha aquí estoy”.

¿Tu no lo sabías, pero tenías cualidades, quién te las pulió?

“Pues Luis Miguel porque gracias a Dios soy de los atletas que tenía cualidades para muchas cosas, me invitaban al basquetbol, en el atletismo estuve en los obreros de salto de longitud y estaba mejor en el record que el record nacional sin entrenar. El entrenador que teníamos era un profesor de grupo, ni siquiera maestro de Educación Física, conocí a Luis Miguel, nos hicimos novios, nos casamos muy chicos y él desde entonces fue mi entrenador y él fue quien me empezó a pulir y de ahí fue que surgí a la Selección Nacional de Sala para después pasar al de arena”.

Quizás por ese mismo carácter que tiene, de lucha, de no dejarse, de no flaquear, en el voleibol de sala jugaba la posición 4 y le encantaba la defensa, porque era de su agrado salvar bolas que parecían insalvables.

¿Cuáles consideras que son tus logros más importantes como voleibolista?

“Tuvimos segundos lugares nacionales de Primera Fuerza, en el voleibol de arena estuve un tiempo en el primer lugar del ranking nacional, ganaba tres o cuatro torneos al año de arena, ir a los eventos internacionales, desgraciadamente ahí no se pudo hacer todo el seguimiento porque llegas y te enfrentan contra los más difíciles y es complicado entonces rápido te dan para atrás, entonces es seguir y seguir para entrar al ranking y enfrentarte a equipos de menos nivel y empezar a subir más”.

¿En qué destacaste más, en sala o en playa?

“Tuve más logros en playa que en sala, pero a mí me ha gustado siempre más la sala, me motivaba mucho que en ese tiempo no había tanto nivel en Michoacán y siempre éramos una o dos en las que recaía el compromiso del equipo y a mi no me pesaba echarme a cuestas al equipo y siempre tratar de ayudar a mis compañeras”.

Practicó el voleibol, si, pero para enseñar María se preparó. En la actualidad, tiene la licenciatura en Educación Física, la carrera de entrenadora, y el nivel seis de siced.

Aunque a muchos les pesa, el voleibol en Michoacán tiene como grandes referentes a María y a Layo quienes juntos tienen la Liga Teijin, y al cuestionarle a María en qué creía que recaía la diferencia de sus equipos, con el resto, mencionó:

“Nada más la constancia y el trabajo, tu sabes que al final de cuentas quien trabaja va a tener resultados, así seas el más malo o el más bueno, tu trabajo te va a respaldar. Esa es la diferencia de nuestros equipos con los otros del estado, que nosotros no tenemos descanso, no tenemos vacaciones, ni días festivos”.

¿Qué tanto sacrificaste a tu familia?

“Se les limitó muchas cosas a nuestros hijos, no tenían vacaciones pero siempre tratamos de tenerlos cerca de nosotros, en los entrenamientos, en las salidas, porque desgraciadamente no había mucho tiempo para nosotros como familia, si se sacrificó mucho y no me arrepiento porque mis hijos, todos, son deportistas y gracias a Dios todos son profesionistas ya y han respondido bien, entonces yo creo que les dimos buenos principios, como papás y tratamos de ponerles el ejemplo y gracias a Dios nos han salido buenos hijos”.

¿Cuándo alguien destaca siempre hay gente que tratar de opacar o demeritar los logros, cómo hacen para no dejarse tocar por comentarios hirientes?

“Eso tú lo vas a ver siempre, como jugadora decían es que María está en la selección porque Layo es su esposo, y eso me daba coraje pero a la vez me daba más energía y decía tengo que trabajar más y demostrar más porque no estoy debido a que sea mi esposo, estoy porque yo me he ganado mi lugar. Es tomarlo como viene, tú tienes lo que tienes por lo que haces o dejas de hacer”.

¿Cuáles son los principales obstáculos para trabajar como entrenador de talentos?

“Lo más difícil es la cuestión económica, porque de verdad no hay apoyo de nada, tan solo el apoyo es la cancha, pero no hay material, no hay salidas, no hay nada, estamos muy limitados”.

¿Qué te orillo a salirte del programa de Talentos Deportivos?

“Eso de que no hay apoyo, ni con un balón o una línea, nosotros tratamos de sacar las cosas pero es cansado, y muchas veces dices, la cuestión económica yo lo entiendo pero lo que no entiendo es que no me apoyen simplemente con el mantenimiento a la cancha, o con oficios de permiso a tiempo a los muchachos, pero es un decir que yo me salí, porque a Luis Miguel no lo puedo dejar solo, él ahorita trae cuatro equipos de sala para el regional y los seis de playa, de una forma u otra yo sigo apoyándole porque se me hace inhumano que el esté trabajando con todo, y sacar las cosas adelante los dos, como equipo que hemos sido”.

¿Qué es lo que tus alumnos han podido hacer y que te sientas retribuida por el esfuerzo y el tiempo que das?

“Lo único que te retribuye son los resultados, es lo único que te motiva a salir adelante porque muchas veces la actitud en los entrenamientos no es la más positiva y eso te va sacando de onda, pero lo único que vale al final de cuentas es el resultado, pero si ellos pusieran otra actitud, habría mejores resultados de los que hay”.

¿Qué nivel de importancia tiene el voleibol para ti?

“La educación física y el deporte, pues es mi profesión al final de cuentas, y voy a seguir ahí hasta que me jubile de una forma u otra, seguiré en iniciación deportiva. Es mi profesión, es mi vida y me gusta”.

¿Entrenando, hasta cuando más te ves?

“Hasta que se pueda. Estuve muy mala de mis piernas, ahorita ya logré mis dos operaciones, de salud me siento mejor, ojalá podamos seguir mucho tiempo todavía”.

¿Cómo te describirías a ti misma?

“Siempre me ha gustado ser una persona luchista en lo que haga, tratar de ser lo menos mediocre posible, tratar de ser lo mejor que se pueda, soy exigente no solo con ellos, sino conmigo misma”.

¿A quien le debes el carácter?

“A mis papás yo creo, los dos fueron de carácter fuerte y luchistas los dos, me imagino que por ahí me viene”.

¿Algún personaje que admires o que te identifiques?

“Michael Jordan siempre ha sido para mi alguien de respeto porque se me hace una persona luchista, de mucho nivel y humilde”.

¿Layo qué es en tu vida?

“Mi marido, el papá de mis hijos, mi pareja, mi compañero de casi toda la vida, tenemos más de 30 años de casados, mi compañero profesional, estamos todo el tiempo juntos”.

¿Qué consideras que es lo más importante que le has aportado al voleibol de Michoacán?

“Lo que yo quisiera que fuera importante sería los principios con los muchachos, que lograran ser más responsables, que lograran ser más honestos con ellos mismos”.